Dicen que un taco utilizado a tiempo y con tino es capaz de transmitir con mucha mayor eficacia y expresividad el sentido de una frase. Generalmente, soy cuidadosa con el lenguaje, sobre todo cuando lo dicho queda por escrito o el estatus de la comunicación, por el aforo o la solemnidad del momento, no admitan que salgamos de los cánones ortodoxos de la expresión; pero cuando aún así hay que dar un especial impacto a aquello que se quiere transmitir, sin duda el taco hace despertar las mentes y remarcar el énfasis de lo que se está diciendo.

Y la expresión “joder, joder, joder” (repetido el taco no una, ni dos, ni cuatro, sino tres veces exactamente) es lo que me parece más apropiado para definir cómo está influyendo en mi día a día este nuevo descubrimiento que significa la “blogosfera” (reciente para mí, otros habrán llegado ya hace tiempo y se sorprenderán de que algunos tardemos tanto).

Pero esta expresión no es mía, yo la he captado de una de esas personas que influyen sobremanera en nuestras vidas (a veces en un sentido, a veces en otro), pero cada vez que se la he escuchado, he sentido que, significándola a modo de epíteto, era capaz de dar un sentido especial a la frase que acompañaba. Y me parece que lo de la “blogosfera”, joder, joder, joder, puede hacer cambiar la vida de muchas personas. Es tal herramienta de comunicación (entre culturas, países, divergencia de posturas, etc.), que permite conocer y expresar de una manera absolutamente libre sensaciones y vivencias, conectándonos como una comunidad mundial (que en tantas otras cosas se encuentra tan fragmentada por millones de fronteras).

Esto provoca un alimento constante para la imaginación, lo que te puede hacer sentir como una máquina irrefrenable de parir ideas que podrán ser compartidas (a nivel comunicativo) por un sinfín de personas que, aunque en muchos casos ni siquiera te conozcan, intercambiarán contigo aquellos sentimientos que tus ideas les produzcan, o sus formas de parecer ante lo escrito, o cualquier cosa que pueda pasar en cada momento por la mente de cada uno.

Descubrir un mundo así es todo un regalo.