Tienes de mí Jueves, Jul 31 2008 

                 Tienes en mis manos

                 la inocencia de todas las flores,

                 el aroma de los caminos

                 recorridos en millones de segundos,

                 el rocío de las olas refrescando

                 las líneas de mi piel.

 

                 Tienes en mis ojos

                 a la niña que acude

                 impaciente a la llamada

                 de los colores, de la alegría,

                 de tantos despertares cálidos

                 entre las sábanas

                 de mi corazón.

 

                 Tienes en mi alma

                 la pureza de los cantos,

                 las notas hiladas con el jugo

                de mis sueños, de mis atardeceres,

                de la vida que narrarán

                los juglares de mis épicas.

 

               Tienes todo lo que dejé

               de ser en las glaciaciones oscuras

               de los momentos perdidos.

               Tienes de mí

               todo lo que podré ser.

     

                                  Gema Sánchez García

Anuncios

La espera Miércoles, Jul 30 2008 

Los acontecimientos a veces no ocurren cuando uno los desea. Es difícil mantenerse inalterable ante esa sensación de inseguridad que produce el no saber si eso que deseas va a hacerse realidad o, simplemente, quedará en el sueño que hemos perfilado en nuestra mente.

La espera es una sensación insaciable que sólo se apaciguará cuando se consuma la mecha que se prendió en el momento en el que formulamos nuestro deseo, pero esa bomba de confeti que está al final de ella, puede explosionar para liberar las mariposas que han crecido en nuestro estómago y dar paso a todo un mundo de color o, por el contrario, transformarse en una nube de humo gris que empañará los anhelos de lo que deseamos.

En cualquier caso, sea uno u otro acontecimiento el que se produzca, siempre quedará en nuestro interior la maravillosa imagen de todo lo que hemos imaginado. Habremos disfrutado de aquellas cosas que idealizamos al perfilar el escenario y la obra de la que quisimos ser protagonistas, también eso habrá merecido la pena. El mero hecho de ser capaz de sentir y vibrar con esas mariposas que revoloteaban en nuestro estómago y que nos hacían aseverar que aún estamos vivos, ya ha mercido la pena.

Sea cual sea el desenlace de la espera, disfrutemos de esos momentos previos, porque son los que determinan que nuestras vidas siguen vibrando.

¿Estás esperando algo?

Lo que se tiene en el corazón Miércoles, Jul 23 2008 

Asusta pensar que las voces de nuestros sueños puedan ser esquivadas por el devenir del tiempo.

Cuando se tiene tanto por dar guardado en el corazón se hace necesario encontrar unas manos con quien compartir el mutismo de los silencios, las notas de una canción o el aroma de la lluvia.

Despertar a la vida, a las emociones; desterrar el miedo a desvelar lo que se encuentra en el interior, lo que protegemos con ironías y evasivas, es lo que marca la continuidad de la vida y el culminar de nuestra huella en la tierra. Despertar libera los latidos de nuestro corazón y nos proporciona la harmonía para escribir las notas de nuestra propia canción, nuestra música, la obra sin fin que nos acompañará cada día mientras caminemos de la mano de quien también haya desterrado las condiciones, los escondites y las cerraduras de los que no pueden mirar el mundo sin guarecerse tras de un cristal.

La vida es una cuerdecita pequeña, tensa y frágil, pero capaz de vibrar intensamente para emitir los sonidos de tu corazón; dejemos que alguien pulse las notas o no podremos saber qué melodías se formaron en nuestro interior.

Atrévete a vivir, sentir, descubrir.

El viento a nuestro favor Miércoles, Jul 16 2008 

A propósito de los regalos incomprendidos, mi anterior post, me gustaría añadir que uno de ellos, digno de una mención especial, es el tiempo.

El tiempo siempre pone las cosas en su sitio. A veces quisiéramos que los acontecimientos llegaran con mayor agilidad, pero puede ser tarea de años tener la oportunidad de ratificar esta frase. Es difícil en estas ocasiones mantener la paciencia porque la desazón que hayan podido producir los agravios recibidos pueden desestabilizar nuestras convicciones, nuestros criterios acerca de cómo deben ser las cosas bien hechas, pero la espera, finalmente, merecerá la pena.

No decaigamos, ni sucumbamos a la tentación de intentar precipitar las cosas faltando a nuestros principios o a la firmeza de nuestras actuaciones en la materialización de las pautas que nuestra mente y nuestro corazón marquen. No decaigamos porque la realidad acabará siendo como nosotros esperamos que sea y llegará con la confirmación de la justicia y de la verdad.

Pueden pasar años, pero el tiempo siempre pone las cosas en su sitio.

Y tú, ¿hace mucho que esperas?

Los regalos incomprendidos Miércoles, Jul 9 2008 

La vida te hace regalos continuamente. A veces podemos no entender su sentido, pensar que nuestros sueños y nuestros deseos quieren desarrollarse por otros caminos, pero pasado un tiempo comprendemos que aquello que aconteció, contrario a nuestras aspiraciones, era un regalo que en su momento no supimos entender.

Es fácil que nuestro corazón, ante la vehemencia de una opción, a priori, atractiva, imagine y modele un escenario donde los actores y el guión se comporten de forma que culminen nuestros deseos más inmediatos; pero el orden del universo, aliado incondicional del devenir positivo de nuestras vidas, a veces rompe esas idílicas perspectivas que nuestra mente ha formulado como espejismo del mejor de los futuros para desembocar en una alternativa que parece destrozar nuestros castillos de arena.

Y es que la vida nos protege, aunque en ocasiones no podamos comprenderlo de una forma inmediata. Siempre está ahí haciéndonos regalos que al final de ciertos caminos por fin se desvelan como tal.

La vida nos protege como un padre que regaña, prohibe, condiciona, en pos de construir un futuro mejor y de evitar desastres que en el presente no sepamos o podamos entender. La vida nos guarda, como un ángel que camina a nuestro lado aventajado por la capacidad de poder ver más allá de lo que el velo del presente nos muestra.

La vida nos hace regalos continuos que a veces no podemos entender, que nos desconciertan y que parece que van en contra de nuestros deseos inmediatos; pero al final, transcurrido el tiempo, nos muestran que el camino más acertado fue aquel regalo que recibimos en aquel punto anterior y que entonces nos significó la decepción de nuestras inquietudes más anheladas.

Tomemos cada día como un regalo, y tarde o temprano disfrutaremos del delicioso néctar que en algún momento anterior no hemos conseguido saborear.

Premio al Blog Dorado Martes, Jul 8 2008 

Cajón Desastres, galardonado con el Blog Dorado, me ha nombrado como merecedora de este premio que procedo a publicar en mi blog. Es un honor para mí recibirlo, máxime porque en un par de semanas me han llegado varios galardones a pesar de llevar tan poco tiempo comunicándome con vosotros a través de este medio.

Muchísimas gracias por este reconocimiento y espero mantenerme a la altura de este regalo que me brindas.

– Color dorado: representa sabiduría, claridad de ideas y riqueza
– Color azul: representa paz, profundidad e inmensidad
– El trofeo en sí es una unión entre los blogueros

 

Según las reglas se debe premiar también a otros Bloqueros, de modo que ahí van los nombres de quienes estimo que lo merecen:

Plano Creativo

Dostospos

Binah

Jusamawi

Felicitaciones a todos y espero que nos sigamos viendo a menudo por aquí.

Tiene que ver contigo Miércoles, Jul 2 2008 

Tiene que ver contigo, tiene que ver con la vida, con un amigo, con el corazón, con el trabajo y con la gente. Tiene que ver con el mundo, con las sensaciones, con la alegría de vivir y quizá incluso tenga que ver con la muerte. No es por nada especial y es por todo, es porque quiero expresar que aún voy a quererte, y si tengo que pensar mal, me liberaré de aquello por lo que cuando mientes, desprecias mi cariño, pero yo seguiré ahí, siempre.

Dos veces creí que la tierra

era redonda, y me equivoqué.

Dos veces pensé que el mundo

era azul, y otra vez me equivoqué.

 

Dos veces coloqué una flor

en mi palma, y la flor murió,

qué triste comprobar

que una vez más, me equivoqué.

 

Pero volveré a creer

que la tierra es redonda,

volveré a sentir el azul

del mundo acariciar mi ser,

volveré a pensar que si pongo

una semilla en mi mano,

con mi ternura y con mi amor,

la flor llegará a crecer.

 

Seguro que tienes un don, así que no te escapes Martes, Jul 1 2008 

A veces somos vagos, muy vagos. Sabemos que tenemos ahí dentro ese toque especial que en algún momento de nuestra vida descubrimos, pero eludimos la responsabilidad de mostrarlo porque nos dejamos embaucar por ataques intensos de pereza, o peor aún, por temores o debilidades que disipan nuestras fuerzas.

Hay que beber de ese excitante que tenemos en nuestro interior, consumirlo en las dosis que van asomando por nuestros poros y exponerlo abiertamente al entendimiento de los espectadores o aprendices que a nuestro alrededor esperan absorber y alimentarse de lo que estamos obligados a dar.

Y puede que alguien no sea capaz de apreciar eso que podemos ofrecerle, puede que haya alguna envidia disfrazada de criticismo que pretenda mermar la nobleza o la magia de tu expresión, pero si tienes un don, no te escapes, no te escudes en esa negatividad que te acecha; sácalo desde la convicción de compartir el entusiasmo que no sólo provoca tu alegría y tu satisfacción, sino que sin duda también conmoverá las vidas de aquéllos que sean capaces de apreciarlo.

Seguro que tienes un don, no lo guardes sólo para ti.