Tienes en mis manos

                 la inocencia de todas las flores,

                 el aroma de los caminos

                 recorridos en millones de segundos,

                 el rocío de las olas refrescando

                 las líneas de mi piel.

 

                 Tienes en mis ojos

                 a la niña que acude

                 impaciente a la llamada

                 de los colores, de la alegría,

                 de tantos despertares cálidos

                 entre las sábanas

                 de mi corazón.

 

                 Tienes en mi alma

                 la pureza de los cantos,

                 las notas hiladas con el jugo

                de mis sueños, de mis atardeceres,

                de la vida que narrarán

                los juglares de mis épicas.

 

               Tienes todo lo que dejé

               de ser en las glaciaciones oscuras

               de los momentos perdidos.

               Tienes de mí

               todo lo que podré ser.

     

                                  Gema Sánchez García