Del transcurrir de las horas

nace la esperanza;

del color de los momentos,

los sentimientos.

 

Del olor de mil flores

nace la calma;

y del cariño de un cuerpo,

el sosiego.

 

De las cosas que vivimos

nace el recuerdo;

y de los mundos imaginados,

los sueños.

 

De quererte, amor mío,

nace  un duelo;

y del olvido…

sólo eso.

 

            Gema Sánchez García