Cuando las cosas son imprevistas, generalmente representan esas guindas en la vida con las que uno disfruta dulce y extasiadamente, tanto en el momento como en el recuerdo. Una Semana Santa rockera no era lo que estaba en mis planes, pero he de reconocer que he acumulado un saco de buenas horas para no olvidar gracias a la invitación de unos amigos a seguir una serie de conciertos por tierras castellanas del grupo afincado en Londres “The Prawn Ticklers”, formado por un trío multicultural que tocan realmente bien. Diversión total, por no emplear otras palabras referidas a la sensibilidad de las hormonas, es lo que en cada minuto de sus 3 horas de directo fluye por las venas cuando les estás escuchando, además de que el resto del tiempo que he pasado con ellos y con los organizadores de los eventos, entre concierto y concierto, han hecho que mi decisión de romper mis planes anteriores haya sido un magnífico acierto.

Ya sé que no es el tema habitual de mis posts, pero creo que estos chicos merecen una mención especial en la red y no he querido desaprovechar la oportunidad de hacerlo. Os dejo un vídeo de una versión de Whole Lotta Love de Led Zeppelin durante una de sus actuaciones en Londres, disfrutadlo.